Entradas populares

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

La narrativa contemporánea es una rama de la literatura que aborda diversas temáticas como resultado de un proceso histórico, y como tal sus comienzos se sitúan en una etapa determinada, siendo ésta, la época posterior a las guerras mundiales, sobre todo la segunda guerra mundial, ya que éstas modificaron la manera de pensar, costumbres y modo de expresarse que difiere de la narrativa tradicional tanto en sus características como en su finalidad.

En medio de este escenario, la humanidad se percató de que la vida tomó un nuevo significado después de la cantidad de muertes y la capacidad del hombre de causar tanto sufrimiento, así es como se dio cuenta de que debía dar un nuevo sentido a su existencia con nuevas ideas, pensamientos y actitudes que contribuyesen a mejorar al mundo, así como también surgieron autores hasta cierto punto más pesimistas que daban a entender lo salvaje y destructivo del hombre con su entorno y consigo mismo, además de su poco autocontrol.

JULIO RAMÓN RIBEYRO
Lima, 1929 – 1994.

Cuentos: Cuentos de circunstancias (1958), La palabra del mudo (1927), los hombres y las botellas (1964).

Novelas: Los geniecillos dominicales (1965), Crónicas de San Gabriel (1960).

Los Gallinazos Sin Plumas 

(De Cuentos de circunstancias)
A las seis de la mañana la cuidad se levanta de puntillas y comienza a dar sus primeros pasos. Una fina niebla disuelve el perfil de los objetos y crea como una atmósfera encantada.

Las personas que recorren la ciudad a esta hora parece que están hechas de otras sustancias, que pertenecen a un orden de vida fantasmal. Las beatas se arrastran penosamente hasta desaparecer en los pórticos de las iglesias. Los noctámbulos, macerados por la noche, regresan a sus casas envueltos en bufandas y en su melancolía. Los basureros inician por la avenida Pardo su paso siniestro, armados de escobas y de carretas. A esta hora se ve también obreros caminando hacia el tranvía, policías bostezando contra los árboles, canillitas morados de frío, sirvientas sacando cubos de basura. A esta hora, por último, como a una especie de misteriosa consigna, aparecen los gallinazos sin plumas.

A esta hora el viejo don Santos se pone la pierna de palo y sentándose en el colchón comienza a berrear:

-¡A levantarse! ¡Efraín, Enrique! ¡Ya es hora!

Los dos muchachos corren a la acequia del corralón frotándose los ojos legañosos. Con la tranquilidad de la noche el agua se ha remansado y en su fondo transparente se ven crecer yerbas y deslizarse ágiles infusorios. Luego de enjuagarse la cara coge cada cual su lata y se lanzan a la calle. Don Santos, mientras tanto, se aproxima al chiquero y con su larga vara golpea el lomo de su cerdo que se revuelca entre los desperdicios.

-Todavía te falta un poco, marrano! Pero aguarda no más, que ya llegará tu turno.

Efraín y Enrique se demoran en el camino, trepándose a los árboles para arrancar moras o recogiendo piedras, de aquellas filudas que cortan el aire y hieren por la espalda. Siendo aún la hora celeste llegan a su dominio, una larga calle ornada de casas elegantes que desemboca en el malecón.

Ellos no son los únicos. En otros corralones, en otros suburbios alguien ha dado la voz de alarma y muchos se han  levantado. Unos portan latas, otros cajas de cartón, a veces sólo basta un periódico viejo. Sin conocerse forman una especie de organización clandestina que tiene repartida toda la ciudad. Los hay que merodean por los edificios públicos, otros han elegido los parques o los muladares. Hasta los perros, otros han adquirido sus hábitos, sus itinerarios, sabiamente aleccionados por la miseria.

Efraín y Enrique, después de un breve descanso, empiezan su trabajo. Cada uno escoge una acera de la calle. Los cubos de basura están alineados delante de las puertas. Hay que vaciarlos íntegramente y luego comenzar la exploración. Un cubo de basura es siempre una caja de sorpresas. Se encuentran latas de sardinas, zapatos viejos, pedazos de pan, pericotes muertos, algodones inmundos. A ellos solo les interesa los restos de comida. En el fondo del chiquero, Pascual recibe cualquier cosa y tiene predilección por las verduras ligeramente descompuestas.

La pequeña lata de cada uno se va llenando de tomates podridos, pedazos de sebo, extrañas salsas que no figuran en ningún manual de cocina. No es raro, sin embargo hacer un hallazgo valioso. Un día Efraín encontró unos tirantes con los que fabricó una honda. Otra vez una pera casi buena que devoró en el acto. Enrique, en cambio, tiene suerte para las cajitas de remedios, los pomos brillantes, las escobillas de dientes usadas y otras cosas semejantes que colecciona con avidez.

Después de una rigurosa selección regresan la basura al cubo y se lanzan sobre el próximo. No conviene demorarse mucho porque el enemigo siempre está al acecho. A veces son sorprendidos por las sirvientas y tienen que huir dejando regado su botín. Pero, con más frecuencia, es el carro de la Baja Policía el que aparece y entonces la jornada está perdida.

Cuando el sol asoma sobre las lomas, la hora celeste llega a su fin. La niebla se ha disuelto, las beatas están sumidas en éxtasis, los noctámbulos duermen, los canillitas han repartido los diarios, los obreros trepan a los andamios. La luz desvanece el mundo mágico del alba. Los gallinazos sin plumas han regresado a su nido.

NARRATIVA LATINOAMERICANA

BOOM LATINOAMERICANO

A partir  de mediados del siglo XX, hay mucha captación del lector  en Hispanoamérica por las obras narrativas en especial por la novela y el cuento.

El escritor hace uso de los procedimientos narrativos más ricos y más variados para acercarse a la historia, al entorno y hombre americanos. En una lograda fusión de localismo y universalidad, hace uso de un lenguaje que es natural y a la vez asequible a cualquier lector hispanohablante, e inserta los problemas particulares en los característicos del hombre contemporáneo. 

La literatura se convierte en una posibilidad de conocimiento, de explotación filosófica, de participación en loas grandes aventuras del espíritu. Simultáneamente se realiza un transformación absoluta de los modos de narrar, se juega con los puntos de vista, se rompe el desarrollo lineal del relato, se exige la complicidad del autor, hasta hacer de la novela una aventura del lenguaje.

Todo lo señalado caracteriza, en suma, al BOOM DE LA NARRATIVA HISPANOAMERICANA, antes poco valorada o ignorada, y ahora traducida a la inmensa mayoría de lenguas. Borges fue el primero en adelantar le expresión ¨REALISMO MÁGICO¨, expresión acuñada por la crítica europea. Alejo Carpentier, por su parte, prefirió la denominación de lo ¨REAL MARAVILLOSO¨.

REPRESENTANTES
- Miguel Angel Asturias (Guatemala): “El Señor Presidente”
- Gabriel García Márquez (Colombia): “Cien años de soledad”
- Mario Vargas Llosa (Perú): “La casa verde”
- Juan Carlos Onetti   (Uruguay): “El astillero”
- Augusto Roa Bastos (Paraguay): “Yo, el supremo”
- José Donoso (Chileno): “El jardín de al lado”

ARGENTINA
- Jorge Luís Borges: “Ficciones”
- Ernesto Sábato: “El Túnel”
- Julio Cortázar: “Rayuela”
- Manuel Puig : “El beso de la mujer araña”                        

MEXICO
- Juan Rulfo: “Pedro Páramo”, “El llano en llamas”
- Carlos Fuentes: “Cambio de piel”

CUBA
- Alejo Carpentier: “El recurso delmétodo”
- José Lezama Lima: “Paradiso”
- Guillermo Cabrera Infante: “Tres tristes tigres”

Los hispanoamericanos que han sido galardonados con el premio NÓBEL de literatura son

1945 GABRIELA MISTRAL
1967 MIGUEL A. ASTURIAS
1971 PABLO NERUDA
1982 G. GARCÍA MÁRQUEZ
1990 OCTAVIO PAZ

GABRIEL GARCÍA MARQUEZ (Colombia 1928)
Novelas: La hojarasca, El coronel no tiene quien le escriba, La mala hora, Cien años de soledad, El otoño del patriarca, Crónica de una muerte anunciada, El amor en los tiempos del cólera, el general en su laberinto, del amor y otros demonios.
Cuentos: Los funerales de mamá grande, relato de un náufrago.

CIEN AÑOS DE SOLEDAD
La novela  relata  la historia de la familia Buendía  a lo largo de un siglo, y la trayectoria de un pueblo, Macondo, desde su fundación hasta su destrucción. Los fundadores de la familia son los primos José Arcadio Buendía y Ursula Iguarán que se casan a pesar del temor de que debido a su parentesco puedan engendrar a un ser con cola de cerdo. Luego de un violento altercado deben dejar su lugar de origen, y con un grupo de seguidores fundan Macondo, pueblo completamente aislado de le civilización. La compleja historia de la familia Buendía y de Macondo es difícil de resumir con brevedad. Nos limitaremos a uno de los episodios más destacado. Aureliano uno de los hijos de la familia fundadora, se siente indignado por las maniobras políticas conservadoras y se transforma en un caudillo liberal.

Es el coronel Aureliano Buendía, que organiza 32 sublevaciones y las pierde todas. Finalmente, desengañado de la lucha, la violencia y los líderes políticos liberales, firman la paz. Mucho más tarde, en tiempos de la cuarta generación de los Buendía, Macondo se moderniza con la llegada de una compañía bananera norteamericana. José Arcadio Segundo Buendía (bisnieto de los fundadores) es uno de los líderes de la huelga. La huelga es sofocada mediante una sangrienta represión que luego será cuidadosamente ocultada. José arcadio Segundo es el único sobreviviente de la masacre. El último de la familia, Aureliano Babilonia, tiene un hijo con Amaranta Ursula, sin saber que es su tía; finalmente se cumple el temido pronóstico y nace un niño con cola de cerdo, poniéndose así fin a la estirpe y al pueblo de Macondo, que es barrido por el viento.           

EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL CÓLERA 
Esta novela es centralmente una larga historia de amor. Desde su juventud, Florentino Ariza y Fermina Daza se aman.

Sin embargo, Florentino es un joven sin posición social y Fermina se casa con el doctor Juvenal Urbino. Sus destinos se separan, pero el amor subsiste en el fondo de sus conciencias. Fermina llevará la existencia apacible de una madre de familia, en tanto que Florentino vive una intensa y superficial vida erótica, pero sin olvidar su auténtico amor de juventud. Cincuenta años después, Fermina enviuda y la vieja pasión puede al fin satisfacerse: se trata de un amor maduro, senil, pero por lo mismo auténtico y puro. 

MARIO VARGAS LLOSA (Arequipa 1936)
Cursó sus primeros estudios en Cochabamba, Bolivia y los secundarios en Lima Y Piura. Se licenció en letras en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y se doctoró en la Universidad de Madrid. En 1995 se le ha otorgado el premio “Miguel de Cervantes” que es la más alta distinción a autores de lengua castellana. En 1996 fue incorporado a la Real Academia de la Lengua.

Obras.

Cuentos y Novelas
- Los jefes
- Los cachorros
- El desafío
- La ciudad y los perros
- La casa verde
- Conversación en la catedral
- Historia secreta de una novia
- Pantaleón y las visitadoras
- La Tía Julia y el escribidor
- La Guerra del fin del mundo.
- Historia de Mayta

Teatro
- La Huida del Inca
- La señorita de Tacna
- Cathie y el Hipocampo
- La Chunga

- El Loco de los balcones

0 comentarios: